Día de los muertos en España

 

En España existen diferentes creencias y tradiciones en torno a los muertos; en algunos lugares de Castilla, se cree que los muertos salen de sus tumbas el 2 de noviembre en la noche, para asustar a quienes estén distraídos por la calle o se hayan quedado hasta tarde en los caminos rurales. Este mismo día, se realiza en Zamora la procesión de las ánimas, por las calles aledañas a los cementerios, mientras se reza el rosario alumbrándose con velas; en Galicia se cree que los difuntos asisten a las misas que se ofrecen en su nombre en las iglesias.

 

En Tajuelo se celebra el Ritual de las ánimas, que consiste en una procesión encabezada por el sacerdote; se organizan un grupo de casados y otro de solteros, quienes van coreando alternativamente las estrofas del cántico a las ánimas, alumbrados con luz de velas. Al terminar cada cántico, se reza un padrenuestro, hasta terminar el ritual. Al finalizar, se toca la campanilla y se reparten pastelillos y vino para los asistentes.

 

En Alicante, se ponen velas en las ventanas desde la noche del 28 de octubre, para iluminar el camino de las ánimas; en muchas partes de España se festeja el día de los muertos con suculentos platillos y pasabolas, algunos relacionados con las fechas, como los huesos de santo, y otros simplemente por preparar algo especial qué compartir durante el día de las ánimas. 

 

Ocurre también que las comunidades mejicanas ubicadas en diferentes puntos de España, quieran celebrar su ritual de los muertos y no perder sus tradiciones familiares, razón por la cual se han hecho conocidas las calaveritas de azúcar y el pan de muertos.